lunes, 27 de marzo de 2017

Pérez Calvo visita Ourense








Las barracas de las ferias, con su sabor a las nubes de algodón y olor al aceite de los churros, y las casetas de tiro, impresionaron al madrileño Luís Pérez Calvo, que las trae convertidas en plásticas ventanas de arte a la Galería Marisa Marimón. Una obra suya con este tema fue seleccionada para la 31ª edición del Premio BMW de pintura, homenaje a los feriantes que se ganan la vida en las fiestas de pueblo.


Tambien el mundo del circo, los TBO's, el cine...

Luís Pérez Calvo con la galerista Marisa Marimón momentos antes de la inauguración.



Uno de los conciertos de música, para él tambien relevante como tema, llamó nuestra atención: el de country-rock de los Beau Brummels y su ‘Bradley´s Barn’ de 1968, cuando ya eran un dúo.


La obra que dedica a ello explica su modo proceder, apoyándose en la carátula del disco, que incluye en el centro de la composición como un cartel en color aquel relevante disco de la banda de San Francisco.


Hay en ella, otros del mundo americano en blanco y negro, como la Krazy Cat, o Gata Loca, famoso personaje del Cómic que hizo George Herriman hasta 1944 desde uno de los diarios de Hearst en New York, el Evening Journal. Delante del cartel hay una masa de máquinas Transformers expectantes. 


Este sistema lo reproduce en otras, tomando a los chicles Bazooka, Porky pig y el Pájaro Loco como pretexto. 

El autor posa para Miguel Villar, La Voz de Galicia, delante de los Batman... 


Batman, superhéroe cansado de serlo, trabaja de fontanero, en supermercados o empleado del hogar, toque de humor cercano al blanco gamberrismo infantil que pintarrajea postales antiguas.






Todo tiene un aire Pop, concepto en el que se siente cómodo el artista que muestra ‘Pipas, chicles y caramelos’, título que se nos antoja una ampliación de la muestra de 2015 en el madrileño barrio de Lavapiés, que junto al de Embajadores son sus espacios-base.









Mas también hay espacio para la mitomanía desde el cine, caso de Sáhara de Zoltan Korda, con Humphrey Bogart. O King Kong.



CELEBRANDO EL EXPERIMENTO ESTÉTICO DE JORGE VARELA

XABIER LIMIA DE GARDÓN

ARTE ET ALIA


Ha sucedido algo extraordinario. Hay un escultor misterioso conocido como Jorge Varela, que expone escultura en el Centro Cultural de la Diputación. Son, nos dicen, setenta y cinco losas menos dieciséis, piezas de alta cuna…, mas al preguntar por él, los datos no siempre coinciden, pues es artista, un hombre de variados perfiles, y andares. Su rastro está en las calles de Ourense, y el Campus, alargándose su sombra hasta Santiago. Le han visto hace años por Berlín y Austria. En Croacia se habla de un lance con Misha Bies Golas; en Hungría hay una lápida de un escultor con su nombre aplastado en 1932 por una pieza de mármol… Un amigo suyo, Márcio-André de Sousa, cineasta, le encontró recientemente en el Café La Flor de Compostela. Resultado de ello es una narración fragmentada, con aire a flash back cinematográfico, en la que va desarrollando su ficticia vida en road movie. Tras lo cual nos acercarnos a Cambeo, en busca de otro de sus amigos, Manolo Figueiras, lúcido pintor de ideas. En su propuesta, ‘Aquí va a haber algo más que palabras’, ofrece luces para un diálogo con el pensamiento artístico vareliano.

J.V. con '¿Qué es la escultura?' 
Escultura: haz y envés.

El 'libro-escultura'...





La propuesta de Jorge Varela es, en el aire de la tarde, un viaje cargado de sugerencias.

Ante todo, pone con sutileza en el centro del debate las palabras, asentadas en un libro: este se halla en otro lado de la sala, aparte, sobre un pedestal.

Exento en el espacio, lo podemos tocar, abrir, leer: Es el cuerpo de la escultura.





Más visibles están las losas, o cuerpo de piedra, desde el que Jorge comienza preguntándose ¿qué es la escultura?, para afirmar con Kirk Savage que está ya obsoleta. Era todavía un niño cuando en 1979 Rosalind Krauss publicó su famoso ensayo que tanto ha iluminado a los artistas de su generación, y a él mismo, aunque el sesudo análisis reaparece en él como farsa, con ironía. Ella explicaba la nueva escultura en el campo expandido y su lugar en el posmodernismo, haciendo Jorge con Andrea Vázquez un desplazamiento de lectura de Krauss con sus amigos y forma de karaoke...

J.V. trabajando en 'The sculptural opaque' de Yve-Alain Bois

El artista, en la línea de David Smith y Jacques Lipschitz, que afirman no existir líneas estéticas de separación entre escultura y pintura, usa aquí la lápida como un lienzo, cuyo pulido es imprimación desde el accidente natural de la veta, y excava por abrasión manual cada obra, eligida en cuidada selección. Es por ello tan libre como un pintor.


Título de un significado título de tesis de Charles Baudelaire.






En el canon escultórico desde el que asienta su argumentación ‘para una escultura ausente’ hay una mayoría de autores ingleses, los hay también franceses, españoles e italianos, y un buen grupo de alemanes.

Causa y efecto...
















Varela cierra su tesis significativamente con ‘Visión y Ceguera' de Paul de Man. Son sus L más IX ‘citas’, en el fondo una propuesta escultórica desde la antiescultura, puntos de fuga que dejan ver el bosque. 


En 2013 nos mostró un camino con ‘No hagas cosas pesadas que luego tienes que cargar con ellas’.